El CFI asiste con créditos blandos a emprendedores afectados por distintos eventos de índole perjudicial. En los últimos años, se han otorgado créditos a más de 10000 emprendimientos damnificados por inundaciones, heladas, sequías, cenizas volcánicas, movimientos sísmicos, aludes y por emergencia sanitaria
 
De esta manera se cumple con la decisión de las provincias de asistir crediticiamente a los emprendimientos productivos, de servicios y comerciales, que hubieran sido afectados por diversos fenómenos climáticos y telúricos, a través de créditos a tasa cero y a sola firma, con montos máximos que hoy alcanzan los $ 100.000. Estos créditos se devuelven en un plazo máximo de hasta 48 meses con 12 meses de gracia incluidos y con frecuencias de pago que pueden ser mensuales, trimestrales o semestrales según la actividad productiva afectada.
 
El otorgamiento, que se gestiona a través de las Unidades de Enlace Provincial (UEP) localizadas en la capital de cada provincia, se condiciona al dictado del correspondiente Decreto de Emergencia por parte del gobierno provincial y a la disponibilidad del Certificado que acredite al damnificado el consiguiente perjuicio que le hubiera causado el evento.